Directivas sobre los problemas de las trabajadoras del sector HRCT, Malmö – 18-20/6/2001

Directivas sobre los problemas de las trabajadoras del sector HRCT

    • Las mujeres que trabajan en el sector HRCT se ven confrontadas a imposiciones propias del sector y a dificultades específicas para poder conciliar vida profesional y vida familiar.
    • Entre otras posibilidades, una política de desarrollo de los recursos humanos en el sector debe tender a implementar soluciones adaptadas a las trabajadoras. En particular, es necesario que la autoridad pública o, si es el caso, los empleadores, pongan a disposición de los padres sistemas de guarderías adaptados a los horarios inapropiados del sector. Asimismo, se deben proponer sistemas de transporte entre el domicilio y el trabajo a las horas o en los lugares en los que los transportes generalmente no existen.
    • Una política adecuada de desarrollo de los recursos humanos debe pasar por horarios adaptados a los imperativos de las mujeres que trabajan. Salvo cuando ellas así lo deseen, las mujeres no deben ser sometidas a horarios dobles. Los contratos de trabajo a tiempo parcial pueden ser una solución adaptada a las necesidades de las trabajadoras, a condición que sean negociados entre las interesadas o sus representantes con la dirección y que sean el resultado de una elección claramente expresada. De manera general, la política sindical tiende a la eliminación de horarios cortados y a tiempo parcial no elegidos.
    • Las mujeres con contrato a tiempo parcial deben tener la posibilidad de aspirar a un trabajo a tiempo completo cuando así lo deseen. El empleador debe esforzarse por responder a esta demanda, en particular cuando la misma está motivada por imperativos familiares.
    • Los progresos en el empleo de las mujeres en el sector HRCT se inserta en la promoción de la igualdad profesional. Las mujeres no deben ser peor tratadas que los hombres en materia de salarios, de promociones o de posibilidades de acceso a la capacitación. Se deben firmar más acuerdos marco sobre la igualdad profesional entre los interlocutores sociales a nivel de cada empresa, a nivel sectorial nacional y a nivel internacional.
    • La dignidad de las mujeres que trabajan en el sector debe ser respetada. No se debe permitir a los empleadores que impongan formas de vestirse degradantes o humillantes, en particular al personal de servicio.
    • Demasiado a menudo, la violencia y el acoso sexual siguen siendo fenómenos que deben soportar las mujeres que trabajan en el sector. Evidentemente, estos fenómenos se ven agravados por el consumo de alcohol u otras sustancias excitantes en restaurantes y bares. Las autoridades públicas deben tomar medidas y deben firmarse acuerdos entre interlocutores sociales para que la violencia y el acoso sexual por parte de clientes, personal responsable o colegas de trabajo sean severamente reprimidos.
    • Debe impulsarse la ratificación del convenio de la OIT sobre protección de la maternidad, 2000 (n° 183). Los interlocutores sociales deben adoptar disposiciones que aseguren la duración y el pago de la licencia por maternidad y la instrumentación de una licencia parental luego del nacimiento de un hijo.
    • Los interlocutores sociales deben negociar disposiciones específicas para el cuidado de niños enfermos que permitan reducir las causas de ausentismo de madres o padres de familia.
    • El regreso al empleo de madres o padres de familia luego de la licencia de educación parental debe ser impulsado mediante disposiciones específicas tendientes a la capacitación y reinserción en el medio laboral.

31/08/2001